miércoles, 24 de mayo de 2017

Alano Español - (El alano español es una Raza de perros para la caza de jabalíes y agarre de toros)

ALANO ESPAÑOL


El Alano Español tiene un temperamento muy dominante y serio, pero es un perro controlable y muy sumiso con su dueño. Es una raza es muy cariñosa con la familia y con los conocidos.

También es muy paciente y bueno con los niños. Sin embargo, el Alano mirará a los extraños con desconfianza y precaución, atacando con facilidad si la situación lo requiere. 

En esta oportunidad, te resentamos la historia, aspecto general, cuidados y salud, de este leal, fiel, trabajador, Bien equilibrado, estables y seguros de sí mismo, perro para agarre de ganado bravo, para la caza mayor y en la guarda de fincas y propiedades, conocido oficilamente como: ALANO ESPAÑOL.




Alano Español.

Estándar R.S.C.E. Nº 406.
Origen: España

Utilización: El Alano Español es un perro que se ha utilizado tradicionalmente en el agarre de ganado bravo y de montaña para su vacunación, marcado y manejo en general, en la caza mayor y en la guarda de fincas y propiedades.
Clasificación R.S.C.E.
Sección 2.1 - Molosoides - tipo dogo

HISTORIA.

Originario de la Península Ibérica, se tienen referencias de su existencia desde el Siglo XIV. Posiblemente descienda de los perros de presa traídos por los pueblos bárbaros tras la caída del Imperio romano. Alcanza su esplendor durante la edad media hasta el siglo XIX, donde su popularidad como perro de agarre para la caza mayor y ganado lo sitúa como raza predilecta entre un gran número de ilustres personajes de la historia de España, que dejaron elogiosos testimonios bibliográficos y artísticos de su importancia.

A finales del siglo XIX, con la abolición de la suerte taurina "perros al toro", la raza entra en un periodo de decadencia, que se ve favorecida a posteriori por una serie de cambios en los sistemas de explotación ganadera y cinegética, así como por la influencia de razas foráneas. Afortunadamente determinados pueblos de España se mantienen fieles a sus tradiciones y continúan desarrollando con sus perros las labores de agarre vacuno tal y como hacían sus ancestros siglos atrás. En la década de los 80 se localiza el núcleo de población más importante en el área montañosa denominada Encartaciones, culminando en el año 2004 con el reconocimiento oficial de la raza.

Temperamento y Comportamiento.

En el desarrollo de sus funciones, el Alano Español siempre ha trabajado en equipo con otros perros adultos de su mismo sexo y raza, o de otras (villanos, podencos, perros de rastro o mastines), se trata, por tanto, de un moloso gregario y sociable capaz de hermanarse fácilmente con otros perros con los que convive. Tiene gran capacidad de aprendizaje y excelentes aptitudes como perro de trabajo, combinando su funcionalidad, belleza y firmeza en el trabajo con un innato afecto hacia los seres humanos. Como perro de familia es fácil de educar, muy cariñoso y paciente con los niños. Toda la seriedad de su aspecto externo se traduce internamente en un carácter noble y equilibrado.

Apariencia General.


Perro de tipo molosoide, eumétrico, de perfil recto, longilíneo, armónico y rústico. Es un animal eminentemente funcional, de estructura corredora, dotado de una gran agilidad, velocidad y resistencia, de elásticos movimientos que recuerdan a los de un felino. Braquicéfalo, con cabeza de aspecto cuadrado, cráneo ancho y fuerte y depresión naso-frontal muy marcada, hocico corto, ancho y profundo.

Proporciones Importantes.

La longitud del hocico debe ser entre un 35-37 % del total de la cabeza. 
La longitud del tronco debe ser un 10 % mayor que la alzada a la cruz. 
El perímetro torácico debe superar en un 25 % la alzada a la cruz.
Cabeza.

Es un perro braquicéfalo con cabeza en forma de cubo, grande y potente.

REGIÓN FACIAL:

Trufa: Grande, ancha y con orificios nasales bien abiertos. Siempre pigmentada en negro.

Mandíbula y dientes: Maxilares bien desarrollados. Dentadura fuerte y sana; los incisivos deben ser grandes y estar bien alineados, los caninos cortos y anchos, muy distanciados entre sí. Mordida ideal en tijera invertida.


Ojos: De tamaño medio, separados entre sí, de aspecto redondeado. Color avellana, ámbar o amarillo, independientemente del color de la capa. 

Orejas: De inserción media, muy separadas entre sí, normalmente recortadas desde su base, ligeramente redondeadas y en punta, de pequeño tamaño. Si no se recortan son llevadas plegadas sobre la cara y de tamaño medio.

Cuello.

Muy fuerte, recto, relativamente corto y ancho. 
Cola.

De nacimiento medio, gruesa en la base se afina progresivamente hasta la punta. Longitud hasta el corvejón.

 
Piel.

Gruesa, adherida al cuerpo pero algo elástica, siendo algo más laxa en el cuello y la cabeza.

 
Pelaje

Corto y tupido, algo espeso, presenta un subpelo corto y fino.

 
Color.

Barcino o atigrado en todas sus gamas; el carbonado puede presentarse en todas las tonalidades. Con o sin máscara negra.
Leonado en todas sus gamas, desde el arena hasta el rojo; el carbonado puede presentarse en todas las tonalidades. Con o sin máscara negra.
Negro y atigrado: presenta la distribución de color que en otras razas se denomina capa negro y fuego, aunque en el caso especial del Alano Español las marcas fuego son atigradas. Con o sin máscara negra.
Todas las capas pueden aparecer manchadas en blanco, en las extremidades, pecho y cuello. 
 
Tamaño y peso.

Alzada a la cruz: 
Machos: 58 a 63 cm. 
Hembras: 55 a 60 cm.

Peso: 
Machos: 30 a 40 Kg. 
Hembras: 25 a 35 kg.
Añadir leyenda

CUIDADOS Y SALUD.

El Alano Español es un perro que necesita una actividad física importante, por lo que recomendamos no tenerlo encerrado en espacios reducidos y sacarlo a dar largos paseos, al menos tres veces al día. Necesita un dueño firme que lo trate con autoridad y respeto.

El Alano Español es un perro robusto que no es propenso a ninguna enfermedad en particular, aunque puede padecer obesidad.